Fundación Moto Destino - Proyecto agua dulce
Los Pilotos La Ruta Fotos y Videos Ayudanos Nos Ayudan El Proyecto Contacto  
 
Pagina en Facebook
www.facebook.com/motodestino.org 




 Que esta pansando en MotoDestino?


Seis días de navegación por el mar Caribe

El domingo a las 6 am embarcamos. En el velero viajábamos, Gwen (el capitán) Caro ( su mujer) Morgan ( el hijo de 4 meses) Maxi ( un turista argentino) Dos Suizos y nosotros.

El primer día, el mar estaba planchado pero la sensación era como que no avanzábamos nada ya que con la corriente en contra (2 nudos) y sin viento, la velocidad de avance con el motor solo era de apenas 3.5 nudos.

 

De a poco parecía irse alejando la tierra, una vez mar adentro, tiramos las líneas para ver si comíamos algún pescado fresco, y la suerte la tuvo maxi que pesco el primero de los Atunes que inmediatamente Gwen fileteo e hizo frito como aperitivo antes de la cena.

Ya por la noche, y luego de todo el día de charlas de navegación y cosas a tener en cuenta nos considerábamos navegantes.

Gwen y Caro nos habían explicado como diferenciar si un barco viene hacia nosotros o se aleja según las luces rojas de la derecha y verdes del lado izquierdo.

Por otro lado, dado que nuestro velero no tenia luces por un corto en alguna parte del circuito, debíamos estar bien atentos en la noche a no chocarnos a nadie.

La primer noche me quede hasta las 2 am charlando con Gwen y viendo como se formaba algo que el capitán llamaba culo de pollo, que según la descripción es una tormenta conectiva local y muy brusca, pero por suerte la dejamos atrás.

Ya el segundo día de navegación solo veíamos mar, con lo cual la sensación de no avanzar era aun mayor.

El mar por momentos estaba como le llaman “mar de aceite”, no corría ni una gota de viento y cero olas.

El tercer dia el capitán nos despertó avisándonos que teníamos de escoltas a mas de diez delfines.

 

Salimos todos a cubierta a filmar y fotografiar, y de repente una ola salpico la cámara HD de Matías y se le apago.

Por la tarde llegamos a un archipiélago hermoso llamado San Blas que realmente es un sueño.

Esa noche bajamos toda la tripulación a una isla desierta y Matías cocino verduras a la parrilla y tomamos un par de ron a la luz de la luna.

 

A la mañana temprano del cuarto día, desayunamos y dimos la vuelta a la isla nadando con snorkel entre corales. Realmente era la película de Nemo en vivo, espectacular los colores y la variedad de peces.

Por la tarde fuimos a otras islas o cayos como los llaman y bajamos a dialogar con los Cunas que son los nativos.

 

En las islas hicimos un par de notas a dado que dentro de cada pequeño cayo si uno excava unos 50 cm puede encontrar agua dulce cosa que nos pareció increíble.

El jueves hicimos los papeles en porvenir que es otra isla y viajamos para Puerto Vello que es donde desembarcaríamos.

El viernes por la mañana arribamos a Puerto Vello, pero dado que el calado del velero era de aproximadamente 2.10 m debimos bajar las motos de la cubierta del velero a una lanchita y de la lanchita llevarlas al muelle y descargarlas a mano.

Realmente ver las motos suspendidas en el aire con cabos que izábamos desde el mástil del velero nos dejaba sin aliento, la profundidad era de varios metros y si se cortaba algún cabo chau moto.

Afortunadamente bajamos a las dos niñas a salvo y contra todas las especulaciones del capitán no pegamos ningún culo de pollo, pero al tocar tierra el cielo se oscureció y vimos como se formaba una trompa de mar que es un torbellino que llega a la costa.

 

Como final de la travesía viajamos a la capital, Panamá, a hacer noche.

Sebas.


Total: 1
paginas
1
life